Elegir entre un coche manual o coche automático de segunda mano es una de las principales dudas que cualquier conductor se plantea a la hora de elegir su vehículo. ¿Sabes cuáles son los beneficios y las desventajas de cada uno de los tipos de cambio? ¿Estás pensando en adquirir un vehículo de ocasión y no tienes claro por cuál opción decantarte?

En este post vamos a analizar tanto el cambio manual como el cambio de un coche automático y desgranaremos sus pros y sus contras, de manera que puedas escoger fácilmente entre un coche manual o automático de segunda mano.

Ventajas e inconvenientes del cambio manual

Si echamos la mirada hacia atrás veremos que, durante años, los conductores han optado principalmente por coches con cambio manual (sobre todo en el caso de España). Quizás, se deba a que se guiaban por una decisión de compra mucho más simple: la oferta de coches automáticos era bastante pequeña, y además tenían un coste mucho más elevado (y por tanto inasequible para una gran mayoría).

Sin embargo, con el paso de tiempo la oferta de coches con cambio automático ha ido evolucionando y aumentando, de manera que ahora tenemos vehículos automáticos con precios menos altos y con una mayor variedad de prestaciones y modelos. En cualquier caso, y a día de hoy, ¿cuáles serían los motivos para elegir un coche con cambio manual?

Entre las ventajas del coche manual encontramos las siguientes:

  • Estos vehículos son más económicos. Se trataría del motivo más extendido que lleva a los conductores a adquirir un coche con cambio manual. Esta clase de cajas de cambios suelen ser más baratas debido a que poseen un menor coste de fabricación, pudiendo superar los 1.000 o 2.000 euros de diferencia con una caja de cambio automático.
  • Este tipo de cambios suelen ser más precisos. No en cuanto al momento del cambio de marcha en sí, ya que un cambio automático también los realiza adecuadamente; sino que entendemos que son más precisos gracias a que podemos ejercer un control “al milímetro” del vehículo, gracias a la regulación que hacemos nosotros mismos del pedal izquierdo (embrague).
  • Podemos elegir el comportamiento que queramos que tenga nuestro coche gracias al cambio manual. Una vez ya nos hemos habituado al “tacto” de nuestro embrague, podremos controlar el comportamiento de nuestro vehículo decidiendo el momento exacto en qué cambiar de marcha, a qué revoluciones realizarlo, emplear la caja de cambios para sacar partido del freno motor…
  • Y por último, podríamos decir que las cajas de cambios manuales aportan una “conexión” extra entre el coche y su conductor. Se trata de esa sensación de mayor encanto de este tipo de conducción.

Pero por otra parte, no podemos olvidar que las cajas de cambios del coche manual tienen también una serie de desventajas:

  • Se podría presuponer, según muchos profesionales, que el cambio manual está destinado a desaparecer (o al menos a quedar en una posición muy residual). Esto es así por la llegada y cada vez mayor expansión de los coches eléctricos, así como por las prestaciones que aporta la conducción autónoma. En general, la mayoría de los modelos con motorizaciones eléctricas se fabrican con una caja de cambios automática.
  • Las cajas de cambios manuales son “más incómodas”. En un vehículo manual, el conductor ha de estar siempre muy atento a lo que sucede con el motor, sus revoluciones, momentos de cambios, etc. Es cierto que muchos conductores ya lo tienen muy asimilado, aunque hay situaciones en las que esta incomodidad se puede hacer más patente: atascos, maniobras complicadas, cuestas… momentos en los que nuestro pie izquierdo acaba notando el trabajo añadido.
  • Mayor posibilidad de averías: las cajas de cambios manuales, tanto por las características técnicas de su fabricación como por el uso incorrecto que le podamos dar, suelen ser más susceptibles de averiarse. Es cierto también que repararlas suele ser menos caro que en el caso de las automáticas; sin embargo, son más propensas a estropearse. Seguro que por experiencia propia o de alguien conocido, ya has vivido el “olor a embrague quemado” o la pérdida total de éste por un uso inadecuado.

Coche automático de segunda mano: Ventajas e inconvenientes

Seguimos con la comparativa de coche automático de segunda mano con uno manual. Ahora le toca el turno de análisis a las cajas de cambio automáticas. Cada vez más extendidas, sobre todo gracias al incremento de coches híbridos y eléctricos, muestran una serie de ventajas muy llamativas:

  • Las cajas automáticas llevan a una conducción más cómoda. Es algo que notas claramente en tu rutina de conducción: las transmisiones automáticas son mucho más agradables para el conductor, sobre todo en ciudad o si pasamos mucho tiempo sumidos en atascos. Esto es así gracias a que podemos frenar, acelerar y direccionar el volante mientras nuestro pie izquierdo no tiene que trabajar.
  • Las cajas de cambios automáticas se suelen combinar más en coches con una mayor y mejor tecnología. Como comentábamos, cada vez hay mayores prestaciones en cuanto a ayuda a la conducción, enfocadas a la conducción autónoma; y este tipo de avances requiere funcionar con cajas de cambios automáticas.
  • Su diseño y funcionalidad mejoran a pasos agigantados. La tecnología las está mejorando hasta el punto de que cada vez se aproximan más al funcionamiento y a la sensación de la conducción más humana.
  • Asimismo, los coches automáticos se están extendiendo cada vez más, y además suelen tener un modo manual, por si deseas seguir pudiendo controlar tú mismo los cambios de marchas.

Por otro lado, este tipo los coches automáticos también presentan algunos inconvenientes a tener en cuenta:

  • Su mantenimiento tiene un coste más elevado: aunque es cierto que requiere un menor mantenimiento que las cajas manuales, cuando llega el momento de realizarlo su precio es mayor.
  • Por el momento, las cajas automáticas suelen provocar un pequeño porcentaje de pérdida o desaprovechamiento de la potencia del motor.
  • Para muchos, su uso conlleva una conducción menos “emocionante”.

Averías y vida media de cada tipo de cambio, ¿cuál dura más?

En resumen, podemos afirmar que las cajas de cambio manuales se averían con más frecuencia (sobre todo según el uso que les demos), y suelen tener como consecuencia una vida media menor. Sin embargo, aunque las cajas de cambios automáticas fallan menos y duran generalmente más, cuando se averían sus reparaciones requieren una mayor inversión por nuestra parte.

En definitiva y conociendo todos estos datos, ¿cuál de estos tipos de cambios se adapta mejor a tus necesidades? Encuentra el coche de ocasión que quieres en Holamotor.com