Envío gratuito a toda la Península 🚗

Trucos para conducir bien

14-09-2020

Consejos

2481 Vistas

Trucos para conducir bien

Cuando conducimos y estamos con nuestro coche, tenemos algunas “mañas” o hábitos. Algunas serán muy buenas, pero otras pueden acabar dañando nuestro vehículo. Saber cuáles son los malos hábitos que dañan tu coche te dará la información necesaria para no cometerlos más.

Veremos algunos trucos para conducir bien y cuidar al máximo tu coche. 

Malos hábitos y trucos para conducir bien

Estos son algunos de los malos hábitos más frecuentes que las personas tienen a la hora de conducir o de cuidar su coche, y los trucos que recomendamos para cada uno de ellos. Descubre cómo conducir bien con nuestros consejos.

Revolucionar el motor en frío

Está bien hacer que el motor se revolucione, pero cuando está en frío, hacerlo en exceso puede llegar a ser un gran problema. Una opción podría ser el hecho de añadir un medidor de temperatura que se instale en la parte del circuito del aceite. 

De todas formas, lo mejor que puedes hacer es que al inicio, conduzcas con bastante suavidad. Así, el motor va alcanzando la temperatura adecuada para que pueda fluir con el máximo de naturalidad en todo ello. 

No respetar períodos de mantenimiento

Uno de los malos hábitos más frecuentes es no respetar los períodos de mantenimiento. Con esto nos referimos a que hay ciertas revisiones que deben de estar programadas. Una de ellas es por ejemplo el cambio de aceite y de filtros

El fabricante del vehículo, en su manual, recomienda que las revisiones de cada uno de los elementos y cambio se haga cada cierto tiempo. No respetar estos períodos, lamentablemente, es más habitual de lo que crees.

Como consecuencia el coche no tiene el mantenimiento adecuado y puede llegar a sufrir una avería mayor. Por ese motivo es muy importante respectar dichas fechas y funciones de mantenimiento. Incluso con oír un simple sonido extraño, deberías de acudir a un especialista para que haga una revisión general. 

No usar bien el embrague

Esto es algo muy frecuente en las personas que tienen poca experiencia en la conducción. Pero también son hábitos que quedan en aquellas que no rectifican su uso y que lo mantienen con el tiempo. 

La rotura del pedal del embrague puede llegar a ser bastante costosa. Realmente el embrague hay que pisarlo únicamente cuando se vaya a cambiar de marcha. Hay que evitar tenerlo presionado en cualquier otra circunstancia porque hará que se desgaste.

Un buen hábito que puedes implementar es el hecho de no tener el pie en el pedal del embrague, sino en el reposapiés. En el momento en que vayas a hacer uso del embrague, entonces pisa a fondo para que funcione correctamente. Y no te olvides que no hay que soltarlo demasiado rápido, pues de lo contrario puede haber algunas fricciones que son innecesarias. 

No añadir combustible cuando se activa el aviso

Pueden ser muchas las circunstancias, pero de seguro que más de una vez has apurado el depósito hasta casi la última gota de combustible. Ten en cuenta que cuando haces esto, lo que sucede es que la bomba de combustible tiene que hacer un esfuerzo mayor para funcionar. 

Por ello es que hay un aviso en la gran mayoría de coches, que te permite estar atento a cuando hay poco combustible. No lo obvies, y préstale atención porque será así como consigas reducir lo que sufre la bomba de combustible.

No usar adecuadamente la caja de cambios

Siguiendo con los malos hábitos que dañan tu coche, seguro que éste es uno que sabías o que has visto en otras personas. Conocer cómo se comporta tu vehículo, cuándo te está pidiendo que haya un cambio de marcha y cuándo no, hará que perdure por más tiempo. 

Muchas personas engranan las marchas antes de tiempo. O en el punto contrario, lo hacen mucho después. Si has puesto una marcha superior a la necesaria, notarás que al vehículo le cuesta ganar en velocidad y que se desplaza dando algunos tirones. 

No hay una regla concreta a seguir en lo que se refiere el cambio de marchas. Tienes que conocer tu propio vehículo y saber realmente cuándo te pide un cambio o no. Y hay que recordar que antes de hacer un cambio, es mejor acelerar un poco. 

No cuidar los neumáticos

Uno de los puntos que debe de estar dentro de tu lista a revisar cada vez que vas a añadir combustible, es la presión de los neumáticos. En la gran mayoría de gasolineras encontrarás un aparato especial para ello y para darle la presión adecuada. 

Cuando la presión no está regulada, lo que sucede es que hay un desgaste muy irregular de los neumáticos. Por lo tanto, esto puede llegar a ser muy peligroso para ti que conduces, como para el resto de vehículos que están en carretera. 

Recomendamos leer: ¿Tengo que cambiar los neumáticos en cada estación?

Circular mucho tiempo en punto muerto

Hay personas que dicen que circular en punto muerto no afecta al vehículo. El hecho es que el motor sigue en funcionamiento, con lo cual, sigue habiendo un gasto real de combustible

Al hacer esta práctica y utilizar los frenos, el coche tiene que hacer un esfuerzo mayor para detenerse. Con lo cual, los frenos son los que más trabajan en esa circunstancia. Como consecuencia, hay un desgaste muy notorio en los discos, en el líquido y hasta en las pastillas, lo que requerirá un mayor mantenimiento.

El truco aquí, que los más veteranos conocerán de sobra, consiste en frenar usando la reducción de marchas. De esta forma, el coche se va frenando con la retención que ofrece reducir una marcha, y al tener la marcha engranada usualmente consume menos que con el punto muerto.

Aviso: Hay que tener cuidado que la reducción de marchas no sea muy brusca. Siempre progresivamente y prestando mucha atención al motor.

Llevar la mano en la palanca de cambios

¿Cuántas personas has visto que conducen con una sola mano porque la otra la tienen en la palanca de cambios? Quizás seas tú esa persona. Esto es algo muy habitual y uno de los malos hábitos que, pese a no dañar el coche de forma directa, te ponen en peligro, ya que pierdes capacidad de reacción con el volante.

Intenta evitarlo y verás cómo conduces mucho mejor.

Cómo conducir híbridos y eléctricos

Debido a la expansión de estos vehículos, se hace necesario dedicarles un espacio para comentar los mejores consejos para saber cómo conducir tu coche eléctrico o híbrido.

Evitar cambios bruscos de aceleración

Una de las tareas aún pendientes en este tipo de vehículos es la autonomía de la batería, especialmente en viajes largos. Si queremos optimizar nuestro consumo para evitar tener que hacer paradas, lo principal es evitar dar acelerones.

Los cambios bruscos de aceleración, al igual que en los vehículos de combustión, consumen mucho, por lo que, es fundamental conducir con suavidad.

Evitar uso de accesorios eléctricos

Los coches hoy día vienen equipados con multitud de accesorios que funcionan con electricidad. La mayoría de ellos no consumen mucho, pero otros como asientos calefactables, climatizador o televisiones integradas, entre otros, son algunos de los que más consumen.

Si consideras que puedes tener problemas de autonomía durante tu trayecto, o simplemente quieres consumir menos, limita el uso de estos elementos.

Evitar uso de accesorios eléctricos

Las baterías son el elemento de nuestro vehículo que más debería preocuparnos. Se ha demostrado que los cargadores de carga rápida pueden llegar a dañarla, así como no cargarlas por completo.

Por ello, para hacer un uso óptimo de su energía y alargar su vida útil es muy importante cargarlas con un cargador específico a intensidad normal. Por supuesto, este cargador debe ser el que mejor se adapte a las necesidades del coche, especialmente en términos de voltaje y enchufe.

Aviso: el cargador es recomendable que no excede los 35º y que no baje de los 15º. Sabemos que en ciertos lugares es complicado, por ello es recomendable ubicarlo bajo techo, para reducir temperaturas extremas.

Estos han sido algunos de los malos hábitos en la carretera y los trucos para conducir bien. Por supuesto que hay muchos más. Si te has visto reflejado en alguno de ellos, modifica tu hábito y verás como conduces mejor tu coche híbrido, eléctrico o de combustión.

Otras entradas sobre Consejos que pueden interesarte