Las luces del coche son uno de los puntos más importantes que existen en un vehículo. Forma parte también de los elementos de seguridad de todo coche. Saber utilizarlas adecuadamente es clave para darles el mayor rendimiento según la circunstancia que vivamos.

Tenemos luces de todos los estilos: de emergencias, para inmovilizar las vías, circular por carreteras, dentro de un túnel, etc. Conocer en qué momento y cómo activar cada una de ellas hará que nuestra conducción cumpla con la ley y los requisitos del día a día.

Tipos de luces del coche

Las siguientes son las que te encontrarás en cualquier vehículo nuevo o coche de segunda mano, sea un coche, una furgoneta o una autocaravana:

Luz de carretera

Se le dice tradicionalmente luz larga. La recomendación es activar las luces de carretera en los casos en que la carretera no esté bien iluminada por la noche. Según las normas establecidas, si no llegas a leer una matrícula que está a 10 metros o ves a un vehículo a 50 metros, entonces debes de encenderlas.

En los casos en que la luz de carretera llegue a deslumbrar a los peatones o cuando viene otro conductor de frente, se recomienda hacer un cambio. Allí habría que pasar a la luz de cruce para que no afecte y sea peligrosos para los otros.

Luz de cruce

Llamada comúnmente luz corta, la luz de cruce se utiliza también de noche para todo tipo de vías. En los casos que haya niebla o mucha lluvia por el día deberás activarlas.

La entrada en los túneles o en carriles reversibles requiere también el encendido de las luces de cruce.

Los expertos recomiendan que éstas sean las luces que se lleven encendidas durante todo el día. El motivo principal es porque de esa forma, el resto de vehículos te va a distinguir mejor.

Luz antiniebla delantera

Cuando hay mucha niebla o mal tiempo, las luces anteriores no son suficientes. Hace falta añadir un extra. Es allí en donde las luces antiniebla son el refuerzo que se estaba esperando.

La luz será una luz potente, ancha pero baja, ideal para seguir las líneas de la calzada. Podrás combinar el uso de estas luces de forma aislada, o si lo quieres junto con la luz de cruce o carretera.

Ten en cuenta también que no todos los vehículos la incorporan y que no debes de encenderlas de inmediato cuando aparece la lluvia. Hay que esperar un poco para ello.

Luces de antiniebla trasera

Las luces de antiniebla trasera son luces bastante intensas de color rojo. Pueden ser una o dos luces, dependiendo del modelo del coche. Se sitúan en la parte trasera del vehículo y tienen el objetivo de que el que viene por detrás te visualice.

Por eso es que son obligatorias cuando hay neblina, lluvia intensa, humo o similar. Cada vez que te encuentres con alguna condición desfavorable, tienes que encenderlas.

Luces de marcha atrás

Dependiendo del modelo de tu coche, tendrás una o dos luces marcha atrás. LA función principal de estas luces es advertirle a los conductores que darás marcha atrás con tu vehículo.

Son perfectas para la noche y cuando quieres estacionar en sitios subterráneos.

Luces de posición

Las luces de posición son las luces que van junto con la de antiniebla, carretera y cruce. Lo que harán es indicarla la posición que tiene el vehículo y por lo tanto con ello su anchura.

El uso fundamental será por ejemplo en el caso de que tengas que tener inmovilizado el coche. De esa forma, el resto sabrá que allí hay un vehículo detenido. Pero cuidado, no puedes utilizar las luces de posición por sí solas. Deben de ir acompañadas de las demás pues por sí solas no van a iluminar lo suficiente.

Luces de dirección

Las luces de dirección son las clásicas luces que nos indica cuando se va a ir a la izquierda o a la derecha. Así, le adviertes a los demás tus movimientos y pueden ser más precavidos al conducir.

Luz de freno

Cuando frenamos, se enciende la luz de freno. Esta luz es de color rojo. Es imprescindible que se encuentre en buen estado y funcionando perfectamente, pues de lo contrario podría ser muy peligroso conducir sin ella.

Cada vez que frenes porque vas a parar o porque ha habido una maniobra inesperado, el coche que viene detrás de ti lo sabrá gracias a ese color rojo que se ilumina con intensidad.

Averías frecuentes de las luces del coche

Son muchas las averías que pueden aparecer en las luces del coche. Desde el mal estado propio de las mismas, la suciedad o la falta de intensidad en su iluminación.

Que una de estas luces no funcione sería motivo más que suficiente para que nos rechacen el pasar la ITV.

Dentro de las averías más frecuentes se destacan:

Vida útil de la batería

Si nuestro coche tiene muchos años, es normal que con el fin de la vida útil de algunos elementos, llegue a haber fallas.

Como guía general puedes saber que la vida útil de una lámpara halógena es de unos 50 mil kilómetros o de dos años.

Bombillas de alto consumo

Si utilizamos bombillas que tengan unos niveles de consumo muy elevados, se pueden llegar a fundir con mucha rapidez. Este tipo de bombillas llegan a trabajar a 700ºC.

Humedad o filtraciones de agua

Es otro de los elementos que hace que con frecuencia, haya avería en las luces.

Una gota de agua, humedad dentro de un faro, o similar harán que se estropeen. Lo mejor en estos casos es darle un buen mantenimiento desmontándolos y limpiándolos para que no vaya a mayores.

Cómo sustituir las luces del coche

En el caso de necesitar sustituir una bombilla, hay que tener mucho cuidado para no sufrir un accidente.

Es clave que no se toque el cristal con los dedos de forma directa. Si no sabes exactamente cómo hacerlo, no lo intentes.

Lleva tu vehículo a un taller especializado como los Talleres de Holamotor y deja que un experto se encargue de la sustitución de las luces. Mucho más si estás apunto de pasar la ITV.

Elementos de seguridad Alumbrado en DGT.