En el mercado actual, comprar un coche de segunda mano tiene una gran demanda. Pero su compra no es sencilla. Hay muchos elementos sobre los que hay que tomar decisiones para elegir el mejor coche. De lo contrario, podría llegar a convertirse en una gran pesadilla. Por eso es que hay que saber qué es lo que hay que observar para que sea una excelente compra.

Qué tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano

En primer lugar, hay que pensar que aunque sea un coche de segunda mano, nos acompañará durante varios años. Esto hace que no podamos tomar la decisión a la ligera si queremos realmente acertar en la compra.

Hoy en día, existe la posibilidad de encontrar el coche ideal para ti de segunda mano, incluso según la ciudad en la que te encuentres.

Frente a todo ello, hay que tomar decisiones y como siempre colocar algunos topes para acotar la selección.

Presupuesto máximo

Como cualquier tipo de compra que vayas a hacer, debes de tener una cuantía máxima de dinero. Si el presupuesto que tenemos es bajo y necesitamos un coche de gran tamaño, habrá que buscar algo con más antigüedad.

Lo bueno de elegir un coche de segunda mano, es que existen infinidad de modelos. Por ejemplo según la carrocería, lo que te ayudará a adaptarlo más a tus necesidades, a tu presupuesto y estilo de vida.

Uso que se le dará al coche

Otro punto que siempre hay que pensar, ya sea que se quiera un coche de segunda mano o un coche KM 0, es el uso que se le dará. No es lo mismo un coche para un uso cotidiano en la ciudad, que un coche de uso ocasional.

Tampoco es lo mismo un coche para una única persona que para una familia. Como es un vehículo que va a perdurar durante unos cuantos años, es bueno pensar no sólo en el ahora sino a mediano plazo.

Si por ejemplo, tenemos intención de aumentar la familia, quizás nos compensa pensar desde ahora en un coche familiar.

Documentación del coche

Es una parte fundamental, sobre todo si vas a comprarlo a un particular. Hay que observar muy bien que no tenga cargas fiscales ni impuestos que se hayan pasado. También el hecho de ver que el contrato de compraventa es el adecuado.

En cualquier caso, cuando te decantas por una concesionaria o similar, tendrás la ventaja de estar con un profesional. Aquí la documentación estará siempre en regla.

Libro de mantenimiento

Generalmente, se le da poca importancia a este elemento pero no deja de ser importante al comprar un coche de segunda mano. Es bueno solicitar que te lo enseñen.

Con el libro de mantenimiento, podrás comprobar las revisiones que ha tenido el coche. Ahí se verá si ha tenido las revisiones que suele recomendar el fabricante, pero si además, los kilómetros del coche concuerdan con lo que tiene.

Hoy en día, hay algunos fabricantes que están cambiando el libro de papel de mantenimiento por uno electrónico, así no se “pierde”.

Revisiones generales del vehículo

La revisión del vehículo se debe de hacer de forma minuciosa. En el caso de un coche que se va a comprar a un particular mucho más. Cuando te decides por un concesionario de segunda mano o profesional, tienes la ventaja de que realizan verificaciones constantes y que te darán además, garantía al respecto.

Aún así, en la parte exterior del coche, hay que revisar su aspecto, que no haya diferencias entre el color de la puerta y las aletas por ejemplo. También hay que ver la ranura del capó, pues ahí es donde se suelen ver los golpes.

En la parte interior, hay que ver si están muy desgastados los pedales o los asientos. Esto es clave porque a veces, nos podrían querer vender un coche por lo que no es.

También ver los cristales, las alfombrillas de los mismos y por supuesto el maletero.

Sobre la mecánica del coche, se debe de probar tanto parado como en marcha. Ver cómo está el desgaste de los neumáticos, que debe de ser sobre todo homogéneo.

Ver que no haya fugas de aceite y que cuando está en marcha el coche no se vaya de un sitio a otro.

Por supuesto que lo ideal es hacer las comprobaciones con un experto como puede ser un mecánico.

Contrato compraventa

Es el contrato que se firma entre las partes. La persona o profesional que lo vende es el que te dará el contrato. Ahí es donde verás todas las condiciones y las garantías.

En ocasiones, las garantías son de 6 meses y cubren únicamente algún tipo de fallo que sea demostrable. Aquí puedes saber más sobre cómo funciona la garantía en coches de segunda mano.

Revisa muy bien todas las cláusulas para no tener inconvenientes y que la garantía realmente sea buena.

Financiación de tu vehículo

Otra de las ventajas de financiar un coche de segunda mano con un profesional o concesionario es que lo podrás financiar.

A veces, queremos comprar un coche pero no disponemos del efectivo. Además, generalmente en estos casos, si tienes un coche anterior, te lo pueden tasar y tomar como parte del pago.

Averigua cuáles son los pasos y condiciones con las entidades financieras que trabajan y así sabrás si podrás hacerte con ese coche de segunda mano.

Seguro del coche

Por más que estés comprando un coche de segunda mano, debe de ser un coche asegurado, o de inmediato contar con tu propio seguro. De lo contrario, no podrás utilizarlo en carretera.

Hoy en día, existen infinidad de aseguradoras con distintas ofertas y modalidades para asegurar un coche.

En Holamotor te podemos ayudar también con ello y a elegir la póliza de seguro que más se adapte a ti.

Esperamos que todos estos consejos te sean de utilidad y que aproveches la posibilidad de comprar un coche de segunda mano. Las opciones son infinitas por lo que se trata de tomar decisiones y de ir a por ese coche que cubra tus necesidades.