Una de las grandes dudas que aparecen en las personas es cómo funciona realmente la garantía de coches de segunda mano. Esto viene principalmente por el hecho de que se cree que porque sea un vehículo usado no tendrá garantía ninguna, cuando no es real. Por supuesto que existen diferencias de cuando se compra el coche a un particular o a un concesionario. Vamos a analizar cómo es la garantía de coches de segunda mano para que no haya ningún tipo de dudas.

Garantía de un coche de segunda mano a un particular

Cuando decides comprarle el coche a un particular, quien lo vende, debe de entregarlo sin ningún tipo de inconveniente o defecto que esté oculto. Siempre que se haya comunicado dicho defecto no habrá problema.

De todas formas, existen seis meses por los que se puede reclamar por vía judicial, según las normas del Código Civil.

Esta garantía de vehículos de segunda mano, es una garantía que para que se haga efectiva, debe de haber una demanda judicial. Además, se tienen que mostrar que el defecto del coche estaba cuando se hizo la compraventa.

Es algo complejo, no es fácil, pues los defectos que están ocultos frente a los que se pueden reclamar son los que no conocía el comprador. Si el comprador conocía esos defectos, entonces no hay posibilidad de reclamo alguno.

Garantía en coches de segunda mano a un concesionario

En este caso, todo es mucho más sencillo. También existirá por supuesto garantía y puede variar según el concesionario. En general, el plazo mínimo de garantía por defecto de coches de ocasión es de 1 año.

Todo lo que tiene que ver con garantías de coches de segunda mano, está regulado por la Ley de Garantías en la Venta de bienes de Consumo.

El plazo es de un año a partir del momento en que se pone en venta el vehículo.  El vendedor es el responsable de cómo entrega el coche cuando hace la venta.

Si se demuestra lo mismo puede suceder por ejemplo que la reparación sea gratuita, que se sustituya el coche por otro o que se devuelva el dinero.

La reclamación en estos casos a un concesionario es algo más sencilla que cuando se reclama a un particular.

Como los casos anteriores, hay que demostrar que la avería es de algo que estaba antes de la compra y que era una información que no se sabía. Si la avería surge por un uso o desgaste, el vendedor no tiene que hacerse responsable de ello.

Se considera que las averías por uso o desgaste propio son por ejemplo si la bombilla se funde, si hay un desgaste de los neumáticos, etc.

Cada vez que se compra un vehículo de segunda mano a un profesional, debe de quedar claro desde el inicio el tipo de garantía. Se trata de un contrato en donde quedará especificado lo que se cubre y en qué condiciones.

Ahí es donde recae realmente la diferencia de la compra a un particular y a un profesional. El concesionario se hará responsable siempre que esté en los términos del contrato. Con un particular siempre es más difícil la reclamación.

Programas oficiales: Garantía en coches de segunda mano por más tiempo

Más allá de que el tiempo estimado es de 1 año en la garantía de coches de segunda mano, podemos querer más tiempo.

En estos casos, lo que habrá que hacer es buscar por ejemplo programas oficiales. Estos programas oficiales suelen ser certificados exclusivos de garantía por parte del fabricante. Un ejemplo de ello es el Audi Selection: Plus.

Como consecuencia de este certificado, lo que se garantiza es que cualquier coche Audi, antes de ponerse a la venta ha tenido una revisión de 110 puntos de reconocimiento. Todo ello establecido previamente por la propia marca Audi.

Así, tendrás 24 meses extras de garantía gracias a este certificado. Si bien el ejemplo es de Audi, otras fábricas de coches también lo aplican con el fin de brindar a los clientes esta seguridad.

Cómo evitar problemas en la compra de vehículos de segunda mano

La idea es que no haya problemas cuando compramos un coche de segunda mano. Sin embargo, a veces puede ocurrir.

Para evitar todo ello, lo mejor es solicitar un certificado por parte del vendedor el certificado mecánico. Esto lo que hace es avalar que el coche se encuentra en buenas condiciones.

Otro documento importante es el libro de mantenimiento. En este libro se colocan las revisiones que se le han hecho al vehículo. Allí debe de estar plasmadas las revisiones recomendadas por el fabricante. También es una forma de controlar los kilómetros.

Infórmate lo más posible del vehículo. Saber cuál ha sido su uso anterior, si era un coche de alquiler te dará datos. Otra información que te puede ayudar es tener detalles de las averías que pueda haber sufrido en ese tiempo o de las reparaciones.

Así, podrás conocer cuáles son los puntos débiles de ese vehículo y tenerlo en cuenta para saber si es lo que buscas o no.

Y por supuesto, debes de hacerlo en un sitio profesional. Es bueno tener alguna recomendación o dato sobre la concesionaria. Si no conoces a nadie que haya comprado previamente un coche allí, busca comentarios u opiniones al respecto en internet.

En conclusión, la garantía de los coches de segunda mano, varía mucho si se hace la compra a una persona particular o a un concesionario. El tiempo medio es de 1 año en caso de elegir a un profesional, pero existe la posibilidad de estirarlo a 2 años. Todo ello gracias a certificados brindados por los fabricantes de algunos vehículos.

Por otro lado, es fundamental exigir pruebas de las condiciones del vehículo, mucho más si a quien se le está comprando es un particular. Así, si surge una avería oculta, se podrá reclamar sobre ello.

Haz todas las pruebas que creas conveniente antes de hacer la compra del coche de segunda mano y lee muy bien el contrato. Así estarás tranquilo que la garantía te ofrece todo lo necesario para tu compra.