Se acercan las vacaciones y empezamos a planificar nuestros viajes y escapadas: con amigos, en familia, junto a nuestra pareja… Pero seguro que muchos se plantean la siguiente cuestión viajar con perros, gatos y otras mascotas en coche.

Si eres dueño de algún perro, gato o cualquier otro tipo de mascota, seguramente sea para ti uno más de la familia. Así que, ¿por qué no pasar también esos momentos de ocio con él? ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de viajar con él en el coche?

Consejos para viajar con perros, gatos y otras mascotas en el coche

Al igual que en cualquier tipo de viaje que vayas a hacer en tu vehículo, cuando viajes con un perro o cualquier otro tipo de mascota, tienes que tener en cuenta una planificación básica y otra más específica; ya que llevar mascotas en este tipo de transporte supone unas condiciones e incluso unas normativas especiales y concretas.

Entre los consejos básicos, podríamos destacar algunos como los siguientes:

  • Cuando estés con los preparativos, no puedes olvidar añadir en tu equipaje la cama o casita de tu mascota, su comida, sus juguetes, sus productos de higiene o medicinas… etc.
  • Antes de poneros en marcha, puedes poner en práctica algunos trucos para que tu mascota vaya relajada y así evitar que se estrese en el interior de tu vehículo. El caso más común es el de los gatos y los perros. Si te llevas un perro de vacaciones, te recomendamos darle un buen paseo antes de salir de viaje, subirlo al coche una vez lo hayas cargado todo y estéis listos (para que no se ponga nervioso con el ajetreo); y sólo en casos muy necesarios, puedes contactar con tu veterinario para que le recete algún medicamento o relajante con el que viajar cómodo y seguro. En el caso de los gatos (que suelen estresarse más al cambiar de entorno), es muy importante acostumbrarlos al coche y al trasportín con paseos cortos de prueba, y si no es suficiente, se puede utilizar algún tipo de feromona antiestrés en espray.
  • Si tu mascota tiende a marearse (es algo más común en cachorros), te recomendamos no darle de comer antes de salir, e intentar que haya hecho la digestión en el momento de comenzar la aventura.
  • Durante el recorrido, es muy importante que tu mascota se sienta cómoda. Déjale algún juguete que le sea familiar, y no olvides llevar agua y todo lo que necesite para no deshidratarse y mantener su bienestar físico.
  • En el caso de los perros, cuando no utilices trasportín, nunca permitas que saque la cabeza por fuera de la ventanilla. Puede ser algo altamente peligroso para él y para otras personas.

Cómo llevar un perro y otras mascotas en un coche

A la hora de llevar a tu perro, gato o cualquier mascota en un coche, existen diferentes formas. Aquí te dejamos algunas que te pueden ser de utilidad a la hora de viajar con tu mascota.

  • Trasportín: puede ser muy útil en el caso de animales de tamaño pequeño o mediano, sobre todo para aquellos que se moverían demasiado debido al estrés o en caso de algunas especies concretas, como los gatos. Debe colocarse en el suelo tras los asientos delanteros.
  • Jaula: Su uso es muy similar al del trasportín, pero es más utilizada en el caso de animales grandes.
  • Correa de cinturón + arnés: Se trata de un tipo de correa especial preparada para unirse al arnés de tu mascota y sujetarse al enganche del cinturón de tu vehículo. En el caso de los perros es una combinación muy utilizada. Para que sea totalmente fiable, debe usarse un arnés de seguridad, preferentemente de doble enganche. ¡Muy importante! Nunca, bajo ninguna circunstancia, se debe utilizar este tipo de correas junto con un collar en vez de un arnés. Con el collar se pierde casi toda la posible retención del animal, es fácil provocarle lesiones graves en el cuello en el caso de frenazos o accidentes, y además le permite una capacidad de movimiento que puede afectar a nuestra conducción.
  • Redes y barras homologadas: se trata de unos elementos de separación que se colocan entre los asientos delanteros y la zona de pasajeros, de manera que se impide al animal invadir la zona de conducción. Es importante comprobar que utilizamos unas homologadas.
  • Además, hay que puntualizar que si tu mascota es un perro de raza denominada como “potencialmente peligrosa”, deberá llevar su bozal también en el vehículo.

Cuando realizar paradas al viajar con perros en coche

Al viajar con perros en coche, si el recorrido que vamos a realizar conlleva una larga duración del viaje, debemos realizar una serie de paradas, tanto para nuestro bienestar como para el de nuestras mascotas.

Lo ideal es parar para descansar cada 2 horas cuando viajamos con perros. Durante la parada, deja que tu perro salga y se airee, que beba agua, que descanse y pueda hacer sus necesidades. Incluso si lo necesita, puedes darle algo ligero de comer. Si tiene algún tratamiento médico que seguir, se puede aprovechar la parada para facilitárselo.

Nunca dejes a tu mascota encerrada en el interior del coche durante las paradas, especialmente en verano, para evitar los posibles golpes de calor.

Normativa de la DGT para el transporte de perros en coche

Al viajar con un perro, que este no lleve ningún tipo de sujeción puede provocar distracciones al volante y otras situaciones peligrosas para todos los que viajan en el vehículo.

A pesar de ello, hay un importante número de conductores con mascota que actualmente desconoce o ignora la normativa al respecto, así como las prácticas a seguir para la seguridad de su animal.

Además de la correcta sujeción que antes hemos mencionado, nuestro perro debe llevar toda su documentación:

  • Cartilla sanitaria con las vacunaciones en regla.
  • Placa censal del ayuntamiento correspondiente.
  • Además por supuesto debe tener su chip identificativo.
  • Y en el caso de que poseamos un perro catalogado como “potencialmente peligroso”, tendremos que poseer además un seguro de responsabilidad civil y una licencia administrativa (la cual autoriza al dueño a tener ese tipo de razas de perro).

Posibles multas por llevar una mascota en el coche

El reglamento general de circulación establece de manera clara y explícita que transportar un animal suelto que pueda afectar a la conducción, puede ser sancionado con multa de hasta 100 euros. Cuando se lleven sueltos varios animales o un animal sentado en el regazo / habitáculo del conductor, los hechos podrían considerarse como conducción negligente (lo que sería una infracción grave), y por tanto, castigada con multa de 200 euros.